¿Dónde fue nuestra amistad, querido amigo?
Anoche la extrañé al llegar el alba.

El antes cómodo silencio ahora se clava
con su nota poco a poco en mi garganta.
¿Qué tal “tal” y “tal”? ¿Todo bien?
Todo genial.

Nuestros ojos no miraban como antes,
no hay rastro del azul cómplice
ni sombra de ese gris tan triste.

Tarde monocromática y sin pupilas.
Sin amistad. Sin poesía.

El tiempo, con su tic tac, todo lo arrasa,
de todo lo que no se cuida, por encima pasa.

Sega vidas, apaga amores,
siembra cansancio y rencores.

Mas de nuevo nos veremos a menudo;
eso dijimos.

Otra vez sin conocernos,
otra vez sin ser amigos.